En la sombra mueren genios

Hernán Reyes

Imagina que tienes todo el dinero y los bienes del mundo, que puedes adquirir todo lo que tú quieras, y dar rienda suelta a tus caprichos… pero imagina que eso sucede en un momento en que en el planeta no hay ningún ser humano vivo, salvo tú. ¿Qué sentirías? Por encima de todo sentirías la absurdez de tener todo, sin tener con quien intercambiar y compartir. Tampoco podrías sentirte por encima de otros seres humanos que la desgracia les privó de lo que tú tienes. ¿Dónde exhibir tus posesiones? Esto en sí es absurdo, pero mucha gente lo valora, tanto como poseer bienes o dinero.

Esto es lo que de algún modo les sucede a las personas ciegas. Están siempre solos, como si no existieran nadie en el planeta.

Tú dirás ¡hombre, claro que los vemos! les damos una moneda cuando los vemos, les preguntamos si si les podemos dar ropa usada, o si tienen hijos para darles juguetes que nuestross hijos no utilizan ya. Los políticos les propician diversas ayudas a través del estado. Tambnién existen agrupaciones diversas, se aceran a ellos y les hacen algúna fiesta o comida, etc.

Si, todo esto y muchas otras cosas mas son ciertas. Pero… siempre son esas ayudas por lástima. Por qué no darles lo que realmente necesitan, por qué nos les devuelven la dignidad que les corresponde por derecho propio. Por qué no resuelven para todos ellos, un puesto de trabajo, para que puedan ganarse la vida como cualquier otro ser humano y así sentirse que son parte de la familia humana y dejen de vivir en esa soledad social en la que les han dejado, como seres abandonados a la caridad.

La especie humana salió de la pre-historia cuando se inventó la escritura hace 3.000 años. A raíz de ese hecho la humanidad pudo avanzar mucho y continúa avanzando gracias a lo que tener un sistema de lecto escritura aporta a la especie.

Los ciegos pudieron salir de la pre-historia cuando en 1822 Louis Braille creó el sistema de lectoescritura para ciegos, mientras estudiaba en la primera escuela para jóvenes ciegos de París, creada por Valentín Haüy. Este aporte no lo hicieron los buenos hombres de la sociedad, lo hizo una persona ciega, que supo de las necesidades de loas personas ciegas.

Creo que es evidente la marginación en la que han vivido las personas ciegas en la historia desde muy antiguo, hasta el día de hoy en que decimos que vivimos en sociedades civilizadas y avanzadas, si eso es cieto, pero en cuanto al trato a otros seres humanos que necesitan nustro apoyo y nuestra ayuda, nada ha cambiado desde los sumerios. Seguimos marginando a quienes no pueden resolver por sí mismos y nos comportamos como si por nuestra parte, todo lo que tenemos lo hubiéramos consegudo por nosotros mismos. “yo me he hecho a mi mismo solo” repiten algunos ingenuos, como si todo lo que tiene no lo obtuviera del trabajo de otros seres humanos que han trabajado para que todos tengamos lo que ahora disfrutamos.

La civilización ha avanzado gracias al trabajo del conjunto que, muchos con mucho esfuerzo han conseguido y luego lo han aportado a la sociedad. Nadie se ha hecho solo. Eso es evidente.

Pues las personas ciegas, aquellos a los cuales nosotros sus hermanos los hemos dejado solos, nos necesitan y nosotros necesitamos ayudarles, puesto que, entre ellos han gente de gran valía,que por falta de solidaridad y apoyos no han podido autorealizarse. Seguramente muchas inteligencias hemos desaprovechado y dejado en el camino.

Y como dice la letra de una bella canción: “Y en las sombras mueren genios sin saber de su magia concedida, sin pedirlo, mucho tiempo antes de nace” 


Publicado

en

por

Etiquetas:

Ir al contenido