Orientación y Movilidad

La Orientación y Movilidad son el conjunto de técnicas, habilidades y conocimientos que facilitar a las personas ciegas la mayor autonomía personal, tanto en espacios públicos, como en sus hogares.

Para cumplir este cometido se utilizan conocimientos personales y también objetos mecánicos y aparatos electrónicos.

El entrenamiento debe comenzar en el momento mismo que se detecta a ceguera, pues se hace necesario aprender muchas cosas, que el resto de personas aprenden mediante la observación directa: formas, ubicación tamaño, movimiento de los objetos en el espacio y la relación que hay entre ellos y él mismo.

Las habilidades en orientación y movilidad están íntimamente ligadas a la «movilidad», que es la capacidad de movimiento y en ella participan dos componentes: La Orientación mental y la locomoción física.

La Orientación mental ha sido definida como: «la habilidad de una persona para reconocer sus alrededores y su relación o temporal de éstos hacia él».

La Movilidad o locomoción: «como el traslado de una organismo de un lugar a otro, por medio de su movimiento orgánico».

Es importante que la persona ciega tengan un conocimiento del medio que los rodea. Los conceptos o explicaciones verbales por sí solos no bastan, deben ir acompañados de experiencias integradoras: táctiles, auditivas, corporales. El más importante de ellos, el oír debe ser especialmente estimulado: ubicación, reconocimiento y discriminación auditiva en sonidos estables e inestables, reposo o movilidad.

Es necesario que se pueda desplazar con seguridad, en forma relajada y coordinada, con las mínimas normas de cuidado personal, en línea recta y las combinaciones en giros que le permitan dominar sus diferentes desplazamientos en interiores y exteriores.

El entrenamiento en Orientación y Movilidad es un proceso continuo. A medida que la persona ciega se interna en el el mundo este se va haciendo más grande y crece su conocimiento de él.

El entrenamiento específico con el bastón debe darse cuando la necesidad se presente, como es la salida a ambientes desconocidos y con una base de seguridad, que son imprescindibles para hacer de este instrumento un factor de apoyo. Factores de apoyo, direccionalidad, discriminación auditiva equilibrio y coordinación, relaciones temporo espaciales, toma de decisiones y aprovechamiento de los datos de los otros sentidos.

El bastón en sí, no moviliza ni orienta; es el individuo quien lo utiliza como una extensión de su cuerpo en la aprehensión de datos para luego actuar.

Los puntos de referencia son los objetos, sonidos, temperatura, olores, etc. que se reconocen con facilidad y cuya ubicación es conocida en el medio que nos rodea.

El hogar es el primer núcleo de las experiencias de locomoción. Conviene liberar de obstáculos las vías de circulación dentro de la habitación y entre las habitaciones. Los muebles deben tener un lugar fijo y toda la familia debe colaborar. Siendo en el ciego imprescindible desarrolla el hábito del orden, en que todos los objetos conserven un lugar destinado previamente. La familia cuidará de no dejar por ejemplo una silla retirada de la mesa, las puertas de los muebles no dejarlas mal cerradas, para no provocar accidentes.

Los niños ciegos pequeños deben ser estimulados a que recorrer, primero gateando y luego en sus primeros pasos y recorrer su habitación, sus muebles, sus juguetes, su cama, donde está la ventana, la puerta, etc. Se le estimulará a que reconozca si la ventana o la puerta están abiertas o cerradas mediante la discriminación del volumen de los sonidos o corrientes de aire.

Las personas ciegas aparte de saber ubicarse respecto de los objetos que los rodean; sino con las personas que se movilizan en su entorno. Debe hablarse en voz alta explicando que «se sale» o «se entra». No sorprenderlos con acciones no previstas que desorientan.

Todas las acciones cotidianas de higiene, de limpieza y orden, de ayuda en las tareas domésticas pueden ser realizadas igual que un niño vidente, si se le ayuda y se le otorga el tiempo necesario para su práctica, que lo llevará a una ejecución segura, fácil y le dará confianza en sí mismo

Existen cinco formas de pérdida de visión:

  1. La visión periférica
  2. La visión central
  3. La visión borrosa
  4. La pérdida parcial del campo visual
  5. La ceguera total

Nota: entre otros casos más específicos o temporales.

La visión periférica

Obliga a acercarse mucho a las cosas para poder apreciarlas e impide ver de lejos.

La visión central

Impide caminar con soltura porque, sin ver lateralmente, cuesta detectar los obstáculos y calcular las distancias.

La visión borrosa

Obliga a acercarse mucho a las cosas para poder apreciarlas e impide ver de lejos.

La pérdida parcial del campo visual

Da como resultado una fragmentación de la visión (se ve «a trozos») y, por lo tanto, genera múltiples dificultades visuales.

La ceguera total

Es la perdida completa del uso de la vista.

Las personas que sufren pérdida de visión aspiran a mantener su autonomía personal valiéndose de un bastón guía de color blanco, técnicas de orientación y movilidad y las adaptaciones que la ciudad y sus hogares requieran que les permitan conseguir este grado de autonomía personal. Aparte de estas adaptaciones, se requiere de otras adaptaciones como son objetos de uso diario (relojes, termómetros, tensiómetros, teléfonos sonoros, también juegos adaptados como barajas, ajedrez, balones sonoros, etc. En cuanto a películas de cine y obras de teatro existe una adaptación llamada Audiodescripción, conocido también como sistema AUDESC, que les permite segur la secuencia de las obras representadas, en los momentos donde los actores están en silencios. Entonces una voz «en off» les describe la escena que está ocurriendo durante esos momentos donde nadie habla, pero la acción continúa.

También no hay que olvidar que también requieren del acompañamiento de un guía del cual la persona ciega se coge del brazo.

Existen otros tipos de ceguera, y son las personas que además de ser ciegos sufren pérdidas de otro sentido, como la sordo-ceguera. Estas personas para ser distinguidas de los ciegos, utilizan un bastón con franjas, blancas y rojas y su forma de comunicación es a través el lenguaje de signos para sordos, pero sobre la palma de su mano.

DESPLAZAMIENTO

Para un niño ciego el aprender a caminar le resulta más complicado porque no puede imitar a las personas que caminan. Para un niño la palabra «caminar» es solamente un ruido. Para él las voces de sus padres están cerca o lejos, pero no lo asocia a acercarse caminando. Un ejercicio para que el niño comprenda el caminar, es que el padre o la madre coloque ambos pies del niño sobre los pies del adulto y al caminar el adulto moverá los pies del niño y este poco a poco irá comprendiendo que es caminar.

Igualmente sucederá con el término «arriba» o «abajo», el padre o la madre cogerá al niño y subirá sus brazos y le dirá «ahora los brazos están arriba». Luego los bajará y le dirán «ahora los brazos están abajo» hasta que el niño vaya comprendiendo estos conceptos.

RASTREO

Esta técnica permite seguir en línea recta. La persona ciega se coloca al lado de la pared, con el brazo más cercano a la pared, va rozando con el dedo meñique la pared.

TÉCNICAS DE AUTOPROTECCIÓN

Superior.- Se coloca el antebrazo paralelo al cuerpo a la altura de los hombros, el codo doblado y con la palma de la mano hacia adelante. Permite detectar objetos que estén a la altura del pecho y de la cabeza.

Inferior.- Se coloca el brazo en posición diagonal delante del cuerpo, con las palmas de las manos hacia adentro.

Combinada.- Debe practicarse con ambos brazos.

Al inclinarse.-El brazo se coloca en posición de protección superior, con la palma de la mano hacia adelante a la altura dela cara. Debe enseñarse a flexionar las rodillas, para subir y bajar en un mismo eje vertical. Se puede utilizar esta técnica para recoger un objeto que se ha caído al suelo con la mano que queda libre.

GIROS

La persona ciega ha de aprender a girar en 360º (sobre sí mismo) en 180º y 90º practicando mucho, hasta aprender.

DESPLAZAMIENTO CON GUÍA

Cuando una persona ciega solicite ayuda para trasladarse o que alguien le ofrezca ayuda y esta es aceptada el guía se colocará a su costado y con indicación verbal o con un leve contacto con el dorso de la mano tocará el brazo de la persona ciega. Este desliza su mano por el brazo y la coloca justo en el codo del brazo del guía. El dedo pulgar del ciego rodea el lado externo del brazo y los otros cuatro dedos el lado interno del brazo, tomándose con seguridad y comodidad para ambos. El brazo queda flexionado en un ángulo aproximado a los 90º cercano a su cuerpo. El hombro del ciego quedará inmediatamente detrás del hombro del guía y la persona guiada medio paso atrás aproximadamente. Esta posición brinda seguridad al caminar, información y tiempo de reacción a las diferentes alternativas el traslado y permite también sincronizarse a ambos. El guía debe saber que la correcta posición de su brazo brinda información permanente sobre el entorno que se recorre.

  1. El guía permanece con su brazo en el costado: El lugar es ancho y caben los dos.
  2. El guía gira o esconde el brazo hacia atrás y gira el tronco levemente hacia el mismo lado, aminorando un poco la marcha. Este gesto del guía indica que el lugar se ha estrechado y la persona guiada debe colocarse detrás del guía.
  3. El guía indica verbalmente el comienzo de una escalera, antes de comenzar a bajar el guía se detiene justo antes de bajar indicando que ya están junto a la escalera. El resto del trayecto de subida o bajada, lo indica la diferencia de altura del cuerpo del guía.
  4. El guía estira la mano y la apoya en el respaldo de una silla. La persona guiada sigue con su mano el brazo hasta llegar al respaldo de la silla momento en que sigue la operación de sentarse solo, puesto que ya sabe donde está la silla.

TÉCNICA PARA SUBIR – BAJAR ESCALERA

Con guía.- Ambos se acercan y se colocan delante del primer escalón, al detenerse el guía está iniciando que el ascenso o descenso va a comenzar. Al comenzar el guía el ascenso o descenso, la persona guiada, le sigue medio paso mas atrás cogido del brazo. Si hay pasamanos se dará prioridad a la persona guiada de cogerse de él.

Sin guía.-

  1. La persona ciega junta las puntas de sus pies en el primer escalón, sube siempre por la derecha tomada del pasamanos, si no hay pasamanos, emplea la técnica del rastreo. El bastón va por delante en vertical, detectando los escalones superiores para detectar cuando acaba la escalera.
  1. Descenso La persona se encuadra con las puntas de sus pies rastreando previamente con uno de los pies o con el bastón el borde del primer escalón. Baja siempre por la derecha tomado del pasamanos. Si no hay pasamanos, efectúa la técnica del rastreo.

ESCALERAS MECÁNICAS, CON GUÍA O SIN GUÍA

Se procede de la misma forma que con la otra escalera, teniendo en cuenta que la persona ciega debe llevar el brazo extendido hacia adelante sobre el pasamanos, este le indicará el comienzo de la escalera, lo mismo sucede al final de la escalera.

TÉCNICA DE USO DEL BASTÓN

El bastó se toma sobre el mango del bastón, el dedo índice extendido apoyado en el bastón, el pulgas cerca de él. El dorso de la mano hacia afuera. El brazo extendido hacia adelante. El movimiento del bastón de un lado a otro lo efectúa la muñeca.

TÉCNICA DE TOQUE

La punta del bastón describe un arco por delante del cuerpo, tocando el suelo en los extremos del arco. La amplitud del arco es aproximadamente el ancho de los hombros. En el momento que das un paso con el pié derecho, el bastón que estaba de ese lado, describe el arco y toca el suelo en el lado izquierdo. Esta técnica se emplea en exteriores.

TÉCNICA DE RASTREO O DESLIZAR

Se desliza el bastón por el suelo manteniendo el arco y el ritmo, intercambiando con los pasos. Se utiliza para detectar lo que se encuentra cerca (muebles, obstáculos en la calle).

TÉCNICA DIAGONAL

El bastón se coloca en diagonal, delante del cuerpo, la punta sobrepasando la línea del hombro, el bastón no toca el suelo a unos 3 centímetros de él. Se utiliza en interiores y combinándolo con protección superior.

MOVILIZACIÓN EN EL EXTERIOR

Para un desplazamiento seguro en exteriores, deben perfeccionarse varias técnicas habilidades. Éstas deberán ser practicadas con anterioridad hasta su dominio.

Técnica de toque

Paseo y desplazamiento en línea recta, giros de 45º, 90º, 180º y 360º

Orientación previa: Conocimiento de la zona. Esto se hace previamente con guía o maqueta.

RECONOCIMIENTO DE ACERA Y CALLES

  • Tránsito de personas y vehículos.
  • Sonido ambiental.
  • Viento, sol sombra

RE-ORIENTACIÓN

Mantenimiento del paso constante cuando la punta del bastón cuando la punta del bastón hace contacto con la orilla de la acera, pared, verja, etc.

OBSTÁCULOS

Se detectarán únicamente con el bastón, nunca con las manos, para detectar el comienzo o el final.

NORMAS DE SEGURIDAD EN EXTERIOR

Caminar concentrado para la orientación

No caminar pegado a la acera, ni al bordillo.

Caminar lo menos posible en zonas verdes, sin referencias (paredes, bordillos, rejas, etc)

TOQUE Y DESLIZAMIENTO CON EL BASTÓN EN EXTERIOR

Permite detectar irregularidades del suelo y áreas donde no hay referencias claras (pared, bordillo). Se aminora el paso reduciendo la amplitud del arco. La punta del bastón toca un punto enfrente de cada pie y se desliza hacia afuera sobrepasando la línea del hombro, ampliando así la superficie de reconocimiento.

TÉCNICA DE SUBIR Y BAJAR DE AUTOMÓVILES

Al hacer contacto con el automóvil se determina su orientación, se localiza la puerta o se pide información al acompañante. Al abrir la puerta coloca la mano encima de la puerta, pasa el bastón a la mano que sujeta la puerta y con la mano libre se toca el techo del hueco de la puerta. Luego se reconoce el respaldo del asiento. Regresa la mano al techo del coche e introduce el pié dentro del coche. Una vez dentro, cierra la puerta,

Para bajar del coche, se abre la puerta, manteniendo el contacto con la puerta y se coloca el bastón por delante. Con la mano libre, tocas el techo del coche y se desciende, expresando verbalmente la intención de cerrar la puerta.

Ir al contenido