Evolución de la psiquis humana

Hernán Reyes

En una charla que dio un amigo chileno en Madrid a la cual él tituló “Evolución de la psiquis humana. ¿Qué está hoy en juego?” Pudimos escuchar su tesis acerca de como las diferentes especies del género Homo fueron desarrollándose y a su vez aportando cambios evolutivos no sólo en lo que hace al mundo externo que lo rodeaba; sino básicamente a su propia conformación fisiológica y su propio mundo interno, desarrollando nuevas capacidades que le dieron ventajas sobre otras especies y sobre los animales salvajes que les acechaban permanentemente. Los primeros homínidas eran indefensos ante los animales salvajes con una mayor capacidad ofensiva como era, poseer grandes colmillos, enormes garras, piel más dura, mayor masa muscular y eran más veloces, etcétera.

Esta evolución comienza a manifestarse claramente a partir del cuidado del fuego, luego con la producción intencionada del fuego y luego el descubrimiento y la creación de la primera tecnología lítica, es preparar piedras con filo para separar la piel de los animales de la carne para luego utilizar las pieles como vestimenta y protegerse del frío y utilización de huesos como instrumentos diversos. También el manejo del fuego sirvió para proteger sus cuevas o sitios donde dormían a la intemperie alejando con esto a animales peligrosos para su subsistencia. Sirvió también para acorralar grupos de animales en sitios sin salida quemando grandes extensiones de terreno y así cazarlos con mayor facilidad, etcétera. Todos estos avances eran externos, es decir no afectaban a su persona, pero estos avances les permitió también estar mejor alimentados y eso trajo consigo avances, no ya externos a si mismos, sino avances y desarrollo de sus propias capacidades fisiológicas, como el aumento del tamaño del cerebro, el descubrir que dentro de ellos había un espacio interno diferente al espacio externo, el reconocerse a sí mismos como seres vivos y acumular mayor información que se trasmitían unos a otros, lo cual les facilitó u desarrollo en sus vidas y los encaminó a continuar en su desarrollo no sólo externo, sino lo que fue más importante, en su desarrollo interno.

La evolución humana no ha acabado, cuando alguien escribió El fin de la historia, erró o mintió. La evolución del género Homo, continua y cada especie del género homo hizo su aporte en el desarrollo de la conciencia. Y como ellos hicieron en su momento, hoy nos corresponde también a nosotros contribuir haciendo nuestro aporte en la ampliación de la conciencia.

Y como es evidente y lo expresa en el titulo de la charla “Evolución de la psiquis humana. ¿Qué está hoy en juego?”

Lo que está en juego es, si conseguiremos dar el siguiente paso hacia una nueva especie cuya conciencia incorporará valores más elevados que la actual especie y en la que la violencia de unos miembros de la especie hacia otros miembros de la especie, no va a existir en el grado que hoy podemos ver. Y no nos referimos solamente al hecho de la violencia más grosera, que es la violencia física con sus guerras y agresiones e toda índole; sino que nos referimos a la violencia económica que genera pobreza, la violencia psicológica que margina grupos de personas por ser discapacitados por ejemplo y otros tipos de violencias muy vigentes.

Avanzaremos a otro tipo de relaciones humanas, donde el nosotros dejará atrás al “yo primero” o “todo para mí” o “tú eres diferente”, arribaremos a algo nuevo, al “yo existo porque tú existes”

Los signos de esa nueva conciencia ya se están manifestando en muchísimos ámbitos de la vida humana, y es necesario empezar a percibirlo poniendo atención y acallando el yo para permitir que así fluya la nueva sensibilidad y se manifieste lo nuevo. Una nueva conciencia.

A grandes rasgos esta fue su charla y terminó dejando tres recomendaciones:

1  Ejercitar la mirada procesal. Muy útil para comprender el momento histórico actual.

2  Estudiar las condiciones de origen del género humano y en particular de nuestra especie Sapiens.

3  Intercambiar sobre muchas manifestaciones de la conciencia que ya está manifestando su nueva  sensibilidad, su dirección evolutiva, libertaria, su nuevo “centro” y su nuevo nivel como conjunto.

Nota: Síntesis de una charla dada en Madrid en el mes de Mayo de 2024 en Parque de Estudio y Reflexión Toledo, España, por Gonzalo Huidobro.


por

Ir al contenido