David Dominguez Moreno

Testimonio de Independencia

Mi nombre es David Domínguez Moreno y quiero dar mi testimonio de mi vida cuando me detectaron retinitis pigmentosa. Eso fue en 1995. Estaba casado en ese entonces. Ya en 1998, mi pareja me dejó por la sencilla razón de que yo iba a quedar ciego. Pero bueno, fue un obstáculo más que lo supe enfrentar y superar. Había estudiado y ejercía la profesión de técnico electrónico, continué reparando aparatos electrónicos, pero con un poco de dificultad. Ya a comienzos del 2000 se me hacía más difícil. Entonces, sucedió  lo siguiente, que mi hermana y mi madre recibían y entregaban los trabajos. Pero ya a comienzos del 2005, ya no pude seguir ejerciendo la reparación de aparatos electrónicos y lo dejé definitivamente. 

Después me dediqué a escuchar solo radio, muy buenos programas en la radio. Aprendí a escuchar programas culturales en ese entonces. También televisión, programas culturales en el cable, muy buenos. Después, cuando llegó el terremoto del 2010, ahí tomé la decisión de hacer mi rehabilitación en Corporación de Ayuda Limitada Visual, que es Coalivi. Y en septiembre de ese año ingresé. Aprendí a ocupar el computador con el lector de pantalla talla, braille y a ordenar mi ropa, planchar, etcétera.

Todo eso que antes no podía hacer. Después, una vez que egresé de Coalivi, tenía una independencia de un ochenta por ciento, podía salir solo, pero había cosas que me faltaban todavía superar, que era comprar mi ropa, por ejemplo, solo, que en ese entonces, recurría prácticamente a mi hermana. Pero un momento que ya no contaba con ella. Entonces era un tema para mí. Ya a comienzos del 2019, tomé la decisión de ir a una de las grandes tiendas y comprarme una vestimenta, lo cual hice y me sentí súper bien. Fue un logro para mí muy importante. Después de eso, aprendí a pagar mis cuentas solo con mi tarjeta, comprar en tiendas, vestimenta o calzado, etcétera. Lo aprendí solo. Debo confesar que uno siempre necesita la ayuda de alguien que ve, pero cuando no cuenta con esa persona ya es incómodo para uno. En el caso mío, por lo menos así. Cuando puedo hacer algo y lo logro hacer, me siento súper bien. El tema es que uno, cuando requiere de la ayuda de los que ven y no quieren asistirlo, es para uno, es incómodo, es molesto.

David Dominguez Moreno

Por lo tanto, he tomado la decisión de que cuando quiero hacer algo y necesito la ayuda de ojos, por decirlo así, y digo no, si no cuento con mis propios medios, mejor no lo hago. Yo la retinitis pigmentosa, cuando me la detectaron, pensé que ya era en la oscuridad y era una cosa que desde al comienzo me molestaron, me inquietaron, me sentía súper mal. Pero la retinitis pigmentosa nunca lo deja en la oscuridad a uno, por lo menos en mi caso, siempre está viendo luces. Eso fue un alivio para mí. Creo que no estoy así por casualidad, es por algo y creo que es por la sencilla razón de que, como cuando salgo solo, siempre se me cruzan personas y me alaban por mi independencia que tengo. A lo mejor eso les sirve a ellos. Uno pierde un sentido, pero recupera otro. Y esos sentidos que recupera hay que saberlos, utilizarlos. Y prácticamente la vida para el ciego continúa siendo la misma. Ver o no ver, quita un sentido, pero hay que saber enfrentar la vida. Gracias por escuchar mi testimonio.

Ir al contenido